Por: Manuel R. Medina

Para resumir la participación de la Liga MX dentro del más prestigioso torneo de futbol en toda América, se puede decir que nuestro país es la “novia de rancho”, ya que la Conmebol siempre nos deja plantados o nos cambia la jugada a su placer. Así que de una vez por todas le pido a los dirigentes del futbol en este país: ¡México, salte de la Copa Libertadores por favor!

Y es que ya estamos cansados de los mismos juegos que durante dos décadas han hecho menos al futbol azteca. Hasta hace unos días parecía que todo iba a cambiar y que por fin habría la oportunidad de jugar una final de copa en suelo mexicano, pero la Confederación Sudamericana de Futbol, fiel a su tradición, cambió nuevamente las reglas del juego en el último momento.

Al futbol de nuestro país no se le ha respetado en la Copa Libertadores pese a ser el que trae más y mejores patrocinadores a la competencia. La Conmebol les cambia el reglamento a los equipos aztecas hasta en el medio tiempo (pregúntenle al América en la final de la Sudamericana contra el Arsenal en 2007), deja que otras oncenas se refuercen mientras los mexicanos no pueden hacerlo (Cruz Azul no lo pudo hacer en 2012 pero Boca Juniors y Lanús sí); y en las tres finales que se han disputado, los partidos de vuelta han sido jugados en suelo sudamericano para beneficio de los equipos de su confederación, pese a que no siempre se lo merecían.

Esas faltas de respeto por parte de la Conmebol han hecho que a varios clubes les salga caro incluso ser parte de la Libertadores: como Jaguares de Chiapas que perdió una gran cantidad de dinero en 2011; además de la burla de que se modifiquen los reglamentos “al ahí se va” como apenas hace unos días cuando se había dicho que México podía hospedar un juego de vuelta de final de la competencia, para dos días después salir con que la final será a un duelo único en suelo neutral. ¡Ahora resulta que la única manera de que en México podamos ver a un equipo levantar tan anhelado trofeo será solo si no hay oncenas aztecas en la cancha!

La esperanza de que la Copa Libertadores llevara el nombre de nuestro país en alto valía la pena antes, pero ahora es solo una promesa vacía de una confederación que ha sido exhibida como la más corrupta del planeta y en la que solo importan los deseos de sus miembros y no de sus invitados.

Para exigir respeto, México salte de la Copa Libertadores por favor. De esta manera le pegas a la Conmebol en donde más le duele, en el bolsillo. Esto será duro para aquellos aficionados que queremos ver a nuestros equipos enfrentar otros clubes de gran calidad, pero a la larga será mejor ya que con una confederación así no se puede hablar en otro idioma más que en el de la cartera. ¡Hay que tener poquito respeto propio!

Manuel R. Medina es un periodista deportivo que por más de diez años ha cubierto Liga MX, Liga de Ascenso, NFL, NBA, MLB y otros deportes. Su trabajo lo ha llevado a dos copas del mundo, en Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, Copa América Chile 2015, Copas Oro, además de numerosos viajes para dar a conocer la información deportiva de primera mano. Acaba de regresar de Río de Janeiro tras cubrir los Juegos Olímpicos 2016. Puedes seguirlo en Twitter en @manuelmedina.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.