Cinco estrellas doradas

Por: Víctor I. Castro | Chikoelektriko

¡Que película! Una joya, una obra de arte por donde se le vea. Si eres de las personas que no gustan de musicales, de entrada, deja de leer la reseña y ni se te ocurra ver la película. Si sigues leyendo esto, adelante, porque valoraremos cada aspecto de una de las mejores cintas del año.

Comenzamos con lo que sería lo más “débil” de la película, la historia. Un hombre y una mujer, artistas que buscan en Los Ángeles, una oportunidad dentro de la música y la actuación, respectivamente. El primero de ellos, amante del jazz y que busca conservarlo, mientras que ella, ser una gran actriz reconocida por su talento.

El guion mezcla el drama y la comedia, con unas entradas musicales que no se sienten forzadas. Este guion, sin ser tan profundo, destaca por eso mismo, por una ligereza que es potencializada por los demás factores que le rodean.

El montaje es único por utilizar locaciones que no son precisamente hermosas, la calle mal hecha, el freeway, un callejón, todo eso es convertido en algo mágico.

La música es una maravilla, cada canción tiene un toque especial y aunque por momentos, pareciera que se usó una base que es repetitiva, esto se justifica para al avance de la historia. “City of Stars”, “Another Day of Sun” y “A Lovely Night”, así como el “Epílogo”, se  llevan los aplausos por si solos.

La fotografía es otro de los puntos positivos, los colores llamativos y los encuadres usados para los musicales. Las tonalidades dependiendo las estaciones del año, vaya, hubo una sincronía entre la fotografía y la historia.

El vestuario es combinando con los colores, con la producción y llevados en equilibrio con la fotografía. Una idea de llevar lo clásico con lo moderno, que también se propone en otros elementos de la cinta.

Emma Stone y Ryan Gosling son el uno para el otro, al menos en cuanto a la actuación, pues la química que emanen es magia pura. Las miradas, los pasos de baile, los llantos, todo. Punto extra a Gosling por su aprendizaje al tocar el piano y Emma Stone, cada vez más honesta en cuanto a su expresión facial.

Todos estos elementos no tendrían sentido si no fueran bien coordinados y dirigidos por Damien Chazelle. Él logró que cada elemento tenga el equilibrio exacto en cada parte del filme. Si a caso, solo en el segundo acto se logra perder un poco de esa magia que tiene el primer y tercer acto.

“La La Land” es una película que si bien su historia es simple, logra que la combinación de todos los demás elementos, genere una magia increíble, sumado a la química de sus actores.

El autor es egresado de la Lic. Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California. Amante del cine, las series y la música. Aficionado a los mapas y al análisis político.

Anuncios

Escrito por Víctor I. Castro

Nací el 1 de septiembre de 1993 en la hermosa ciudad fronteriza de Tijuana, en Baja California, México. Desde chico me gustaron los mapas, la música y el entretenimiento. Posteriormente ya más grande, el cine se fue convirtiendo en mi gran pasión. Estudié Lic. Comunicación, he trabajado en radio, prensa digital, revista y como docente en una universidad.

One comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.