dos y media estrellas

Por: Víctor I. Castro | Chikoelektriko 

Netflix y el cine británico se unen para realizar una película de superhéroes, en plena época de oro del cine de dichos personajes extraídos de los cómics. En esta ocasión, nos presentan una adaptación del libro homónimo publicado en 2012 y escrito por Kevin Brooks.

La historia nos narra la vida de Tom, un adolescente inglés de 16 años que vive en los barrios más conflictivos de Londres, quien tras una accidente en el que se ven envueltos un arma de fuego y un celular, es puesto en coma, sin embargo, despertaría con poderes. Estos poderes le permiten controlar los aparatos electrónicos.

La idea es buena, algo que envuelve un cliché del género pero en un mundo donde la tecnología ya corre por las venas de las personas, en el caso de Tom, es literal. A través de su mente logra estos poderes. Usando a la venganza como motor de sus actos, buscará detener a toda la pandilla, hasta encontrar a la cabeza general de dichos actos delictivos que tienen a su barrio en jaque.

El guion es simple, no entra en mucha profundidad sobre los intereses del héroe y hacen destacar más al personaje de Lucy, compañera de Tom. Además, cuenta con algunas lagunas argumentales que restan credibilidad a la historia, sobre todo en el tercer acto.

Respecto a los personajes, ni el protágonico ni los secundarios y mucho menos el villano, logran tener presencia imponente en pantalla. Se destaca eso sí, el guion en lugar de dar énfasis a la acción se enfoca en los problemas sociales de la juventud hoy en día.

A diferencia de otras superproducciones o mejor dicho, de las producciones estadounidenses, esta cinta inglesa busca traer a la calle al héroe, con problemas más del día a día. Sin embargo, en la práctica, o se hacen referencias o se tomas escenas parecidas a otras cintas.

En lo visual, se aprecian cuadros similares a cintas como “Spiderman”, “The Amazing Spiderman” y a series como “Daredevil” o “Luke Cage”. Las tonalidades son oscuras, lo cual hacen funcionar los efectos visuales de los poderes.  Un punto a favor es que las escenas de acción no son parecidas a lo antes mencionado, sino que juegan con la misma tecnología para dar algunas secuencias decentes.

En resumen, “iBoy”, no es la gran película del género, aunque es una propuesta algo fresca y que marca diferencia a lo que actualmente se hace en el cine de superhéroes.

El autor es egresado de la Lic. Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California. Amante del cine, las series y la música. Aficionado a los mapas y al análisis político.

Anuncios

Escrito por Víctor I. Castro

Nací el 1 de septiembre de 1993 en la hermosa ciudad fronteriza de Tijuana, en Baja California, México. Desde chico me gustaron los mapas, la música y el entretenimiento. Posteriormente ya más grande, el cine se fue convirtiendo en mi gran pasión. Estudié Lic. Comunicación, he trabajado en radio, prensa digital, revista y como docente en una universidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.