El ex receptor confía en que el talento joven del conjunto carmelita dará mucho de qué hablar

Redacción El Tijuanense | Por: Alejandro Guzmán

Tijuana.- Si alguien conoce las entrañas de la organización de los Padres de San Diego, ese es el venezolano, Carlos Hernández, ya que de 1997 a 2000 fungió como cátcher de la organización y desde 2014 ha compartido el análisis en las transmisiones del equipo, junto a Juan Ángel Ávila, Eduardo Ortega Díaz y Pedro Alonso Gutiérrez.

Para esta campaña de 2017, son contados los peloteros veteranos que los frailes tienen dentro de sus filas, pues salvo los lanzadores Clayton Richard, Craig Stammen, Jered Weaver y el campo corto Erick Aybar, los demás no sobrepasan los 30 años de edad.

“Como lo sabemos es un equipo joven, hay muchos jugadores, sobre todo lanzadores que son nuevos. Mi paisano Jhoulys Chacín es uno de ellos y va a estar en el juego inaugural como abridor. Es otra nueva etapa para los Padres, se enfocaron en reconstruir el equipo con gente fresca. Vamos a ver si tienen suerte y pueden tener una mejor temporada que el año pasado en la que quedaron en último lugar”, comentó Hernández.

La ofensiva carmelita tiene a “los esquinas” Wil Myers y Yangervis Solarte como sus principales cartas. Ellos dos junto a jóvenes que cerraron fuerte el 2016 como Ryan Schimpf, Hunter Renfroe y Austin Hedges ilusionan a la afición de ambos lados de la frontera. Más aún cuando hay ejemplos recientes como los de los Astros de Houston e Indios de Cleveland, que tras tener campañas pésimas, con ayuda de varios elementos que en esos años iban iniciando, han podido en últimas temporadas, empezar a competir colocándose en los primeros puestos de la ‘Gran Carpa’

“Aquí el factor suerte es lo más importante. Si el pelotero se lesiona y lo digo por mí misma experiencia, en el momento en que se lastimen dos o tres piezas importantes de un lineup regular, los planes cambian totalmente. Entonces eso es lo que se espera, si elementos claves como Myers, Solarte, Hedges, junto con los abridores se mantienen sanos durante la primera mitad, este equipo va a dar mucha guerra”, afirmó.

Otra situación clave que ve Hernández, es la del piloto de los carmelitas, Andy Green, quien en 2016 hizo su debut como manager del club a los 38 años de edad. Pese a que terminaron en el sótano de la División Oeste con récord de 68-94, ahora cuenta con una plantilla renovada por talentos que además de respaldarlo, tienen mucho futuro.

“Los peloteros hablan muy bien de él, les da su oportunidad, fue pelotero que es lo más importante. Él entiende que todos quieren jugar, él pasó por una etapa en donde no le daban oportunidades y no le rendían cuentas. Ahora él hace lo inverso, va y habla con ellos, simplemente les da la oportunidad que esperan y saben que cuando se les dé la chance, tienen que estar listos para hacer su trabajo”, concluyó.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.