tres-estrellas

Por: Víctor I. Castro | @Chikoelektriko 

¿Quien imaginaría que luego de dos películas centradas en carreras callejeras ilegales, en las que sus protagonistas ni siquiera continuaron y que se hizo una tercera entrega en Japón, llegaría a tener más de 7 filmes? Nadie, sin embargo, acaba de estrenarse, “Rápidos y Furiosos 8”.

En esta octava entrega, una mujer ciberterrorista consigue tener a Dominic Toretto en la palma de su mano para que este consiga ciertos artefactos que prácticamente le darían control mundial a Cypher. Sin embargo, agentes secretos buscarán hacer de un equipo para detener a Toretto, nada más y nada menos que con su propia familia… a quienes traicionó.

La historia tiene una gran evolución, producto de lo que se ha estado creando desde la 6ta  y 7ma entrega por lo que solo si ves la primera película y luego pones la 8, podrías decir… WTF. El guion por el contrario tiene algunos problemas narrativos y no por la exageración que representan las escenas, sino porque faltan algunos elementos y no se toma tan en serio la misma exageración.

Los personajes ya están más que definidos por lo que conocemos a cada uno de ellos, sin embargo, en esta ocasión hay personajes secundarios que superan al protagonista y eso resta puntos. Hobbs e Ian Shaw se roban la cinta tanto por las escenas de acción como por los dotes de comedia que presentan, son los personajes más completos.

Lamentablemente, Toretto ya luce diferente y eso es a causa de que faltó Brian OConner, queramos o no era una química casi legendaria la de ellos dos y que por obvias razones ya no se pudo hacer en este filme. Algo así como la construcción del yo a través del otro, en esta ocasión con Toretto y O´Conner.

Esto lleva al siguiente punto, Paul Walker era el alma de Rápidos y Furiosos, si bien Vin Diesel y Dwayne Johnson son actores más famosos de lo que Walker era, él representaba el espíritu de la franquicia, por encima de esos otros apellidos.

Además, pareciera que en el grado de exageración, que ellos mismos establecieron, han tocado ya un punto límite y en esta película lo cruzan, no que no sean escenas visualmente atractivas, son escenas de acción increíbles, pero pareciera que ya comienza perder el piso, alejarse de lo establecido y eso resta puntos.

Eso sí, visualmente hay escenas que hacen que la saga deba continuar, valen la pena y una de ellas está cerca del 2do acto, en una persecución en Nueva York, vaya, no se esperaba menos que eso para “La Gran Manzana”.

“Rápidos y Furiosos 8” es una muestra de que la saga no debió extenderse más de lo debido para cerrar con broche de oro, sin embargo mantiene los estándares de calidad en la acción y la química de los protagonistas a pesar de la gran perdida de espíritu y personalidad.

El autor es egresado de la Lic. Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California. Amante del cine, las series y la música. Aficionado a los mapas y al análisis político.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.