Por: Victor I. Castro | @Chikoelektriko

La música pop ha evolucionado en distintos momentos desde su nacimiento en la décadas de los 50s. Las baladas, un pariente muy cercano, ha sido parte importante del romanticismo y ahora está agonizando.

En los últimos años dentro de la música latina se ha incrementado la popularidad de géneros más rítmicos como el regueton, el pop latino y su fusión con la cumbia, el vallenato, la salsa, el merengue y el dance. Esto ha dejado a la balada en un espacio que figura solo debajo de estos duetos y temas bailables.

Entre los artistas latinos que han buscado seguir con el género están Carlos Rivera, Juanes, Mon Laferte, Reik, Alejandro Fernández, Paty Cantú y otros artistas más. Sin embargo sus temas no lideran los charts de ventas y han optado -algunos- por acercarse más a ritmos caribeños.

En la música anglosajona la situación es un tanto diferente, la fusión de pop, rock, indie y algo de alternativo ha significado que artistas pop destaquen con sus sencillos lentos y armónicos.
Shawn Mendes, Harry Styles, Niall Horan, Miley Cyrus -recientemente- son de esos jóvenes que buscan traer de regreso esos ritmos de balada, lentos que se habían perdido con tanto pop, R&B, hip hop y “rap” que habian predominado desde 2010.

Hoy por hoy, el mercado latino está haciendo ruido a nivel internacional, los ritmos caribeños, producto de artistas de Colombia, Puerto Rico, la Estados Unidos latina y Cuba, son los encargados de dar lenta sepultura a un subgénero que definió temas clásicos del romanticismo desde la década de los 20.

¿Que destino tienen las baladas latinas? ¿Habrá un resurgimiento como en EU e Inglaterra?

Anuncios

Escrito por Víctor I. Castro

Nací el 1 de septiembre de 1993 en la hermosa ciudad fronteriza de Tijuana, en Baja California, México. Desde chico me gustaron los mapas, la música y el entretenimiento. Posteriormente ya más grande, el cine se fue convirtiendo en mi gran pasión. Estudié Lic. Comunicación, he trabajado en radio, prensa digital, revista y como docente en una universidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.