cuatro estrellas

Por: Víctor I. Castro | @Chikoelektriko 

La quinta temporada de “House of Cards” muestra un ingenio para combinar la historia original y aplicar toques cínicos de lo que sucede en la vida real actualmente.

La premisa de esta temporada inicia con la polémica de las elecciones presidenciales y básicamente la “confirmación” del ascenso al poder de los Underwood. El guion retoma parte de lo que destaca a la serie de su creación. Frank Underwood rompe más veces la 4ta pared con diálogos más “badass” e incluso hay algunas sorpresas al respecto. Sin embargo, es un poco flojo y resuelve arcos argumentales fuera de cámara, dejando a interpretación la resolución de dichas líneas al mismo espectador.

Las actuaciones de Kevin Spacey y Robin Wright son majestuosas, no han perdido el toque a pesar de los altibajos que ha tenido la serie en sus diferentes temporadas. Si bien algunos personajes secundarios ya no tienen la misma fuerza que anteriormente, todavía consiguen tener una química importante con los protagonistas.

La producción es impecable, Netflix sigue haciendo un buen trabajo en la ambientación y la escenografía, esta temporada incluso cuenta con algunas escenas de acción y están bien recreadas. Los vestuarios como siempre acorde con el momento y el tono de la escena.

El contexto actual de la política estadounidense convierte esta temporada en una cínica sátira en donde temas como la inmigración, el poder latino, Medio Oriente, relaciones con Rusia, la guerra y los intereses privados sobre el gobierno, se hacen notar.

Si bien “House of Cards” ha perdido la frescura de sus primera temporadas, la serie sigue siendo decente y digna de sus seguidores más cautivos, sobre todo por la química entre Kevin Spacey y Robin Wright.

El autor es egresado de la Lic. Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California. Amante del cine, las series y la música. Aficionado a los mapas y al análisis político.

Anuncios

Escrito por Víctor I. Castro

Nací el 1 de septiembre de 1993 en la hermosa ciudad fronteriza de Tijuana, en Baja California, México. Desde chico me gustaron los mapas, la música y el entretenimiento. Posteriormente ya más grande, el cine se fue convirtiendo en mi gran pasión. Estudié Lic. Comunicación, he trabajado en radio, prensa digital, revista y como docente en una universidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.