Por tu propio bien, no veas esta segunda temporada, es igual de divertida y explota la actuación como nunca, pero sigue teniendo algunos problemas con el ritmo

tres estrellas y media

Por: Víctor I. Castro | @Chikoelektriko


Creador:  Mark Hudis  y Barry Sonnenfeld

Reparto:  Neil Patrick Harris, Patrick Warburton, Malina Weissman, Louis Hynes, K. Todd Freeman y Presley Smith.

Fecha de estreno: 30 de marzo de 2018


La historia nos regresa donde nos quedamos en la primera temporada, con los niños en la escuela donde conocen a los trillizos Squalor, buscando pistas para resolver los misterios de una organización que tiene conexión con los padres de ambos. Si bien es interesante, podría parecer algo similar a la primera temporada.

En esta ocasión las situaciones son diferentes, en la primera temporada vimos lo que muchos fans vieron en la película, aquí las situaciones son nuevas y nunca antes vistas, por lo que no hay punto de comparación. Aun así, se levanta por sí sola y explota la actuación de Patrick Harris al máximo, lo vemos cantar, actuar, haciendo el ridículo, pero firme en su personaje del Conde Olaf.  Por su parte, los niños mejoran mucho, son más conscientes y disfrutan estar en sus papeles.

Donde encuentro puntos débiles es en la narración, al ser la temporada de “en medio”, tal y como sucede en el cine, sirve como puente para lo que será la conclusión de la historia. De repente sentimos que no nos lleva a ningún lado, más que a divertirnos, reírnos de lo chusco de las situaciones sin avanzar en la historia.  Eso sí, cuando parece que hay un estancamiento en la resolución de los mini conflictos, hacen giros de tuerca necesarios para no ser repetitivos.

En esta temporada, los personajes secundarios te importan más porque les dan más tiempo en pantalla. Además, dan pie a lo que sucederá en la próxima temporada, que de seguir así, será muy buena. En cuestiones técnicas, el diseño de producción repite el estilo, colorido con fondos irreales y efectos que descaradamente se ven falsos. El vestuario es fenomenal, así como el maquillaje.

La segunda temporada aunque sirve de puente, cumple con las expectativas y no rompe sino que amplía el tono descarado con el que nos cuentan una de las historias más sarcásticas e irónicas de la pantalla chica.

El autor es Lic. Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California. Cinéfilo, seriéfilo, gustoso de la música, los mapas, la historia y el análisis político.


Duración: 40-64 minutos

Un lanzamiento de Netflix, producida por Paramount Television, What is the Question? y Sonnenfeld Productions, Inc.  Productores ejecutivos: Cindy Holland, Brian Wright, Ted Biaselli, Daniel Handler, Neil Patrick Harris, Rose Lam y Barry Sonnenfeld. Fotografía: Bernard Couture Edición:  Stuart Bass y Skip MacDonald

Anuncios

Escrito por Víctor I. Castro

Nací el 1 de septiembre de 1993 en la hermosa ciudad fronteriza de Tijuana, en Baja California, México. Desde chico me gustaron los mapas, la música y el entretenimiento. Posteriormente ya más grande, el cine se fue convirtiendo en mi gran pasión. Estudié Lic. Comunicación, he trabajado en radio, prensa digital, revista y como docente en una universidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.