Una entretenida, sencilla y divertida historia que juega con la narrativa y la fórmula del género destacando la química e interacción de sus actores y de un excelente trabajo visual

tres estrellas y media

Por: Víctor I. Castro | @chikoelektriko


Director: Peyton Reed

Reparto: Paul Rudd, Evangeline Lily, Michael Douglas, Michelle Pfeiffer, Michael Peña.

Fecha de estreno: 5 de julio de 2018 (MX)


El camino que Marvel ha recorrido en la creación y consolidación de un universo cinematográfico dónde todo está conectado ha sido excelente aunque no por ello, carente de errores. Es díficil, tantas personas involucradas en cada producción que al momento de querer hacer encajar, hay espacios que simplemente no lo hacen.

“Ant-Man y La Avispa” consigue no ser ese tipo de producciones y de hecho, es un éxito más y un acierto más en la carrera como productor de Kevin Feige. Similiar a lo ocurrido en “Spiderman: Homecoming”, la secuela de El Hombre Hormiga es una historia más urbana, más familiar, más aterrizada y por lo tanto, no cuenta con esa magnitud universal como lo es “Avengers: Infinity War” y anteriores, que poco a poco iban sentando bases para ese gran crossover.

Esta historia nos regresa a las calles de San Francisco, donde Scott Lang vive en un arresto domiciliario por su participación en los eventos de Civil War a lado del Capitán América. Convive con su hija, quien es su preocupación más grande, sin embargo, un sueño lo relaciona con Janet Van Dyne, por lo que deberá hacer equipo con Hope y Hank Pym para buscarla en el Reino Cuántico.

El guion es un exquisito manjar de entretenimiento y diversión, se nota mucho el trabajo de Paul Rudd en el aspecto humorístico de los diálogos y la interacción con los personajes. Aunque al principio cuesta trabajo, poco a poco nos vamos envolviendo con el tono del filme, sobre todo en los momentos de Michael Peña.

En cuanto a la dirección se aprecia el trabajo de Peyton Reed y la no presencia de Edgar Wright con la ausencia de esa parte policíaca que caracteriza al director, sin embargo, no se le extraña y Reed logra una sólida cinta. Además, desde el punto geek, entrega algunas referencias muy claras a los cómics.

En cuanto a los personajes, hay algo acerca de la antagonista. Su contraparte impresa realmente no es la gran cosa, nada fuera de lo común y lo que un villano de segunda haría. Pero es eso precisamente lo que cambia la fórmula en Ant-Man, la ausencia del villano o bien, del típico villano. Aunque no tiene tantas escenas y tiempo en pantalla, su historia y las motivaciones son interesantes y válidas, no así sus acciones, cambia el juego que veníamos viendo en las producciones de Marvel, aunque peca de falta de carisma y realmente no nos emociona tanto, al final nos da igual, porque es otro arco argumental el que verdaderamente nos importa.

La actuación de todos los personajes principales es muy buena, redoblan el entusiasmo y la química con la que interactúan entre ellos. Michael Peña logra robarse la película, Evangeline Lily es mejor aprovechada y demuestra su talento en las escenas de acción ganándose un lugar entre las superhéroes femeninas más carismáticas. Michael Douglas incluso se roba momentos del filme.

Otros detalles a destacar son los efectos especiales, la primera cinta nos sorprendió por la forma en la que los objetos lucían ante los cambios de tamaño, ahora esto se ha expandido, la velocidad es mayor, los escenarios son más diversos y la pantalla verde luce más cuidada que en producciones como “Capitán América: Civil War” o algunas escenas de la misma “Infinity War”.

“Ant-Man y La Avispa” es una película muy divertida, es mejor que su antecesora y una de las mejores secuelas de Marvel Studios. Destaca el carisma de sus personajes, la narrativa y las grandiosas escenas de acción, además de plantear algunos simples pero importantes puntos para el Universo Cinematográfico de Marvel.

 

 

 

 

Anuncios

Escrito por Víctor I. Castro

Nací el 1 de septiembre de 1993 en la hermosa ciudad fronteriza de Tijuana, en Baja California, México. Desde chico me gustaron los mapas, la música y el entretenimiento. Posteriormente ya más grande, el cine se fue convirtiendo en mi gran pasión. Estudié Lic. Comunicación, he trabajado en radio, prensa digital, revista y como docente en una universidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.