Redacción EMx | Víctor I. Castro | @Chikoelektriko

Son alrededor de las 4 de la tarde, el sol está aún potente aunque comienza a perder fuerza, el horario de invierno se acerca y nosotros, su servidor y un amigo, caminan sobre las calles del Centro Histórico de Tijuana.  En una ciudad que carece de museos, mi amigo Alejandro decide llevarme a conocer el Museo del Coleccionista y a su vez, el Museo de la Lucha Libre.

Iba emocionado y a la vez expectante pues mi ciudad no cuenta con muchos museos, así que esperaba poder emocionarme y efectivamente lo hice. Localizado en la calle 7ma casi esquina con la Av. Revolución, Mullme (Museo de la Lucha Libre Mexicana) es realmente dos musoes. El primero de ellos el Museo de Coleccionista, reúne las mejores colecciones que se pueden tener, desde billetes, tarjetas, tazos, peluches, muñecos de acción, películas, etc. Desde superhéroes, platos y vasos de las empresas de soda (refresco), juguetes coleccionables, ánime, entre otras cosas.

Ejemplo de ello, el portafolio con todos los tazos que, como buen niño noventero, buscaba tener o tuvo, en uno de los juegos que marcó tendencia a toda una generación. Pero no solo hay para jóvenes de antaño, también una exposición de Funkos, que seguro dejará con la boca abierta a quienes actualmente comienzan su colección.

Muñecos de acción de los superhéroes, algunos cómics, pósters que reúne en un solo lugar el pasado y presente de estos personajes. Batman, Superman, Flash, El Hombre Araña, los clásicos héroes de los niños, sumado a otros personajes que se han popularizado en estos últimos años, gracias a las producciones cinematográficas.

Al subir al segundo nivel, los héroes cambian, si, son enmascarados, pero más cercanos a la gente, más reales, una tradición mexicana como lo es la  Lucha Libre. Espectáculo que es un referente de la cultura nacional, sobre todo en las ciudades que son las mejores plazas para dicha actividad y que tiene un amplio número de seguidores. Leer las historias, ver las máscaras, cabelleras, imágenes, carteles de las presentaciones en las distintas arenas que ha tenido esta frontera para dicha actividad, llenan de emoción a quienes disfrutan de la acción de estos personajes.

Ambos museos nos presentan con nostalgia aquello que vivimos, tuvimos en un pasado, algo que las nueva generaciones deberían conocer para maravillarse de esas “pequeñas cosas” que hacían felices a más de uno.  La invitación está abierta, ve y conoce el Museo del Coleccionista y sus más de 9 mil piezas. La entrada a ambos museos cuesta para adultos $50 pesos y niños $25 pesos. El museo está abierto de viernes a domingo de 10 de la mañana a 5 de la tarde.

Foto: Facebook de Museo del Coleccionista

Anuncios

Escrito por Víctor I. Castro

Nací el 1 de septiembre de 1993 en la hermosa ciudad fronteriza de Tijuana, en Baja California, México. Desde chico me gustaron los mapas, la música y el entretenimiento. Posteriormente ya más grande, el cine se fue convirtiendo en mi gran pasión. Estudié Lic. Comunicación, he trabajado en radio, prensa digital, revista y como docente en una universidad.