Aunque el filme funciona y logra ser tibiamente entretenida, reduce toda la complejidad del material original así como su personaje principal en una heroína de acción común, con una amenaza común

2 estrellas y media

Por: Víctor I. Castro | @Chikoelektriko


Director: Fede Álvarez

Reparto: Claire Foy, Sverrir Gudnason, Vicky Krieps, Sylvia Hoeks, Claes Bang, Stephen Merchant, Keith Stanfield, Cameron Britton, Synnøve Macody Lund, Christopher Convery, Andreja Pejic, Beau Gadsdon, Carlotta von Falkenhayn, Alexander Yassin, Sonja Chan, Felix Quinton, Johan Eriksson y Martin Müller.

Fecha de estreno: 9 de noviembre de 2018 (MX)


El número de filmes protagonizado por personajes femeninos cada vez es mayor y eso es un gran logro de la industria del cine a nivel internacional. Las producciones se enfocan en darle vitalidad y profundidad a personajes cuya psicología puede ir desde lo más simple como una mujer obsesionada con las compras hasta otras que buscan ascender al poder sin importar nada para lograrlo o bien, buscar la paz mundial castigando a los villanos que quieren destruir el mundo.

Estamos en uno de esos últimos casos, pues “La Chica en la telaraña” recurre a una trama que hemos visto infinidad de veces pero con un personaje que debió ser más complejo, más humano y menos irreal. Es esto la principal falla del filme, el desarrollo de una historia que se pretende vender como algo más, pero que está, en pocas palabras hueca.

La historia, una adaptación de la novela homónima escrita en 2015 por David Lagercrantz, nos presenta a Lisbeth Salander, una joven hacker que es contratada para encontrar al que robó tecnología de computación cuántica capaz de robar datos de organizaciones importantes, tal como los accesos y códigos de lanzamiento de las bombas atómicas. Perseguida por la autoridad estadounidense y por su propio pasado, Lisbeth deberá encontrar la forma de salvar al mundo y salvarse a ella misma.

El guion mantiene un ritmo tranquilo y cuenta con una que otra escena de acción dinámica. El problema principal del guión son dos cosas: el desarrollo de la trama y del personaje. La trama aparenta ser muy profunda, sin embargo es una premisa sencilla. Se enreda entre sus subtramas y desperdicia a personajes que pudieron tener más participación, así como mejor argumentación.

Pese a que tampoco está bien definido el papel de Lisbeth, Claire Foy hace un buen trabajo interpretando el personaje. Impregna seguridad, solidez pero a la vez debilidad, se aterriza por momentos como alguien bastante real, pese a que en algunas escenas la presentan como alguien como algo más que un humano (no literal). Considero que el personaje de Edwin Needham estuvo un tanto desperdiciado y pudo ofrecer más a la trama.

En los aspectos técnicos, el diseño de producción luce bien, bastantes locaciones que se prestan para el juego de espías, si bien no recurre a que el lugar destaque como en otras producciones (véase Misión Imposible: Repercusión), el ambiente sueco le da estilo y personalidad al filme, gracias al trabajo también de la fotografía. Las composiciones, los encuadres que hacen, algunos bastantes simétricos y las tonalidad frías, hacen posible sentirnos definitivamente en un lugar que pocas veces vemos en este tipo de producciones. El ritmo de las escenas de acción también cumplen, teniendo algunas persecuciones que elevan la vitalidad del filme.

“La Chica en la Teleraña” es entretenida a pesar del ritmo que tiene, sin embargo, tiene algunos fallos que el guion no puede resolver, siendo rescatado un poco por el suspenso que impregna el director y la actuación de Claire Foy. A pesar de tanta expectación, no deja de ser una película más que buscará salvar el mundo de una amenaza nuclear.

El autor es Lic. Comunicación egresado de la Universidad Autónoma de Baja California. Amante del cine, las series y la música. Aficionado a los mapas y al análisis político.


Vista en Cinemex Alameda Otay Duración: 115 minutos Clasif. B

Un lanzamiento de Sony Pictures, producida por Columbia Pictures, Metro-Goldwyn-Mayer, Regency Enterprises, Scott Rudin Productions, Yellow Bird, The Cantillon Company y Pascal Pictures. Productores: Scott Rudin, Eli Bush, Ole Søndberg, Søren Stærmose, Amy Pascal y Elizabeth Cantillon Guion: Jay Basu, Fede Álvarez y Steven Knight Música: Roque Baños Cinematografía: Pedro Luque Edición: Tatiana S. Riegel

Anuncios

Escrito por Víctor I. Castro

Nací el 1 de septiembre de 1993 en la hermosa ciudad fronteriza de Tijuana, en Baja California, México. Desde chico me gustaron los mapas, la música y el entretenimiento. Posteriormente ya más grande, el cine se fue convirtiendo en mi gran pasión. Estudié Lic. Comunicación, he trabajado en radio, prensa digital, revista y como docente en una universidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.