La serie abunda en personajes que no terminan de desarrollarse del todo aunque presenta propuestas diferentes a lo que se había visto anteriormente manteniendo la calidad de la producción

tres estrellas y media

Por: Víctor I. Castro | @Chikoelektriko


Creador: José Padilha

Reparto: Diego Luna, Michael Peña, Alyssa Díaz, Scoot McNairy, Teresa Ruiz, Tenoch Huerta, Joaquín Cosio, Alejandro Edda, José María Yazpik, Andrés Almeida.

Fecha de estreno: 16 de noviembre de 2018


La serie contiene escenas violentas, sangre, sexualidad y lenguaje vulgar, por ello no debe ser vista por niños y jóvenes. Se recomienda a los padres de familia prestar atención a sus hijos.

“Narcos”, la serie de Netflix se ha destacado por, a diferencia de otras producciones del tema, no enaltecer a los narcotráficantes, sino retratarlos como los delincuentes que son, mostrando el ascenso y la caída de cada uno de los capos que forman parte de la historia, lamentablemente, de dos países importantes en América Latina: Colombia y México.

Luego de 3 temporadas en las que conocimos parcialmente algunos sucesos de los Cárteles de Medellín y de Cáli, viajamos a México, donde la Guerra contra el Narcotráfico está por cumplir 12 años (y parece que seguirá otro sexenio más). En esta temporada, nos muestran las raíces de dicha actividad delictiva, tal y como lo conocemos en la actualidad, el antecedente directo que originó la gran cantidad de organizaciones criminales y la disputa por las diferentes ciudades para la venta de narcóticos que consecuentemente llevan a la violencia y a la mencionada guerra.

En 1980, Miguel Ángel Félix Gallardo, luego del asesinato de Pedro Avilés, decide poner orden y crear una superorganización que se divida todo el país y que pacíficamente permitan la distribución de marihuana que anteriormente era producida en Sinaloa y distribuida por pequeños grupos de personas. Es así como se forma el Cartel de Guadalajara, el primero en ser considerado “cartel”.

La trama nos presenta a Félix Gallardo un ex policía en Sinaloa dedicado al trasiego de droga que busca formar una mega organización que permita a todos incrementar la venta de marihuana. A la par, vemos a Enrique Camarena, un agente de la DEA que es enviado a Guadalajara, será quien investigue las operaciones de narcotráfico en al ciudad.  A partir de ahí el guion establece una serie de eventos, algunos basados en los hechos reales y otros ficticios, en el que se da muestra del poder que adquirió, quien fuera llamado “El Padrino” o “El Jefe de Jefes” del narco en México.

18-46-2059-1014x570.jpg

Uno de los pequeños problemas de la serie es el desarrollo del protagonista, si bien para el de otros personajes, se tomaron ciertas libertades, en el caso de Miguel Ángel Félix Gallardo, hay un problema en su escritura. En el afán de mostrarlo como “el padrino”, una persona más de negocios, que un asesino, hace que no tenga momentos que un villano debe tener. Le falta carácter y fuerza a su personaje. Y no es culpa de Diego Luna, quien considero hace lo mejor que el guion ofrece,  si no que el guion no lo construye de mejor forma. No me lo tomen a mal, Luna es un muy buen actor, pero algo faltó.

Otros personajes destacables son el de Caro Quintero, quien es el que logra  bastante desarrollo a lo largo de la temporada y da oportunidad de lucirse en muchos momentos al actor  El personaje de Enrique Camarena padece lo mismo que el protagonista, hace falta pulirlo, no genera química con el espectador, sin embargo, tiene sus momentos, en especial al final de la temporada. Eso sí, Michael Peña hace una muy buena actuación infundiéndose en el papel del agente de la DEA, además de la caracterización.

NARCOS_MEX_102_Unit_00574R.JPG

El resto son solo rellenos, que por momentos roban la atención debido a que son candidatos a protagonizar futuras temporadas. También es de reconocer, que a pesar de que la serie está ambientada en los 80s, se da un papel de fortaleza a la mujer que no había visto en otra producción del tipo. Las actrices Alyssa Díaz y Teresa Ruiz logran imponerse en pantalla y son parte importante de la trama, en especia Alyssa, que es de lo mejor de la serie.

Eso sí, el ritmo de la serie es más rápido que el de las temporadas pasadas, todo fluye continuamente, aunque a media temporada hay un estancamiento con Felix Gallardo, incluso desaparece por momentos, pero se recupera en los episodios finales. Si la primera y segunda temporada se prestaba para conocer a profundidad la psicología de Pablo Escobar, aquí no entramos a detalle y solo vemos los hechos de cada uno de ellos.  Es destacable también que se nota la mano de algunos directores como Amat Escalante y Alonso Ruizpalacios en algunos episodios de la serie, que son donde más relajan el ritmo y permiten explorar a fondo algunas situaciones y hechos de los personajes.

En cuanto al diseño de producción se establece muy bien la temporalidad ochentera, aunque para quienes conocen algunas ciudades que en la serie aparecen, las locaciones pudieran traicionar a más de uno. Los efectos especiales son buenos, tienen bastante escenas de acción, que aunque no ofrecen nada innovador, si son más coherentes y menos exagerados que otras producciones.

“Narcos: México” es un recordatorio, una oportunidad de dar un repaso a la historia (al menos en esa versión) de lo que originó que el narcotráfico se haya impregnado en el ADN de los mexicanos, al grado en el que estas series no sorprenden a nadie, ni al mismo gobierno, que durante décadas compartió el poder con los distintos carteles y que permitió una guerra que sigue y seguirá existiendo en este país mientras la corrupción siga en las venas de la cultura nacional.

El autor es Lic. Comunicación egresado de la Universidad Autónoma de Baja California. Amante del cine, las series y la música. Aficionado a los mapas y al análisis político.

 

 

Anuncios

Escrito por Víctor I. Castro

Nací el 1 de septiembre de 1993 en la hermosa ciudad fronteriza de Tijuana, en Baja California, México. Desde chico me gustaron los mapas, la música y el entretenimiento. Posteriormente ya más grande, el cine se fue convirtiendo en mi gran pasión. Estudié Lic. Comunicación, he trabajado en radio, prensa digital, revista y como docente en una universidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.