Aunque el filme repite la fórmula que tiene toda la saga, aun mantiene momentos llenos de emoción gracias a las actuaciones de Jordan y Stallone y los poderos ganchos



Por: Víctor I. Castro | @Chikoelektriko


Director: Steven Caple Jr.

País: Estados Unidos

Reparto: Michael B. Jordan, Sylvester Stallone, Tessa Thompson, Dolph Lundgren, Florian Munteanu, Phylicia Rashad, Wood Harris, Kristina Aponte, Andre Ward, Russell Hornsby, Gina Destra, Brigitte Nielsen

Fecha de Estreno: 1 de enero de 2019 (MX)


La saga de Rocky Balboa ha sido extensa, una de las más largas de la historia del cine, pues desde los 70s, no ha habido década que no haya una película sobre el mítico personaje.

Luego del sorpresivo éxito de «Creed», que marcó el regreso de Rocky y dicho apellido, llega la segunda cinta de esta nueva generación, la cual es, en resumen, más de lo mismo. Tal y como uno de los comentaristas menciona: «Creed vs Drago», que nos recuerda la 4ta entrega de la primera saga. Ahora, Adonis Creed deberá defender el honor de su apellido y luchar por su legado.

Entre los aciertos de la cinta está la química entre los personajes, manteniendo la interesante relación entre Adonis y Rocky. También las escenas dentro del ring son una delicia visual, al menos para el entretenimiento promedio, sin ofrecer algo más.

Y ese, a la vez, es el principal problema en el que recae toda la producción. Es lo mismo que hemos visto, el héroe debe luchar contra el antagonista, el cual supera en un principio. El héroe deberá realizar una autoexploración para obtener su máximo potencial y posteriormente derrotar al villano. Vaya, es como ver «Hércules» en live-action, con temática boxística.

Esto no quiere decir que sea mala película, entretiene y cumple gracias a las actuaciones. Michael B. Jordan demuestra que es uno de los mejores de su generación, sin embargo, ya sorprendió en la primera cinta. Tessa Thompson también se luce en sus escenas. El villano, decepciona un poco, pues a pesar de su gran tamaño y fuerza física, psicológicamente es un cliché grande del hijo que sirve los intereses de su padre, no está sólido argumentalmente, sus propias motivaciones y termina siendo una víctima más.

En cuanto al guion, el ritmo del primer y tercer acto logran captar la atención del espectador, sin embargo, a la mitad del filme, se torna lento, un tanto tedioso. Son las escenas de acción, cada gancho dado, las que llenan de emoción, pero que no consiguen un K.O. Se nota la diferencia de la dirección con Ryan Coogler.

La música tiene sus buenos momentos, le dan un muy buen toque de emoción a las escenas y llena de nostalgia, sobre todo en el acto final, al recordarnos que estamos viendo -al final de cuentas-, una película del gran Rocky Balboa.

El autor es Lic. Comunicación egresado de la Universidad Autónoma de Baja California. Amante del cine, las series y la música. Aficionado a los mapas y al análisis político.


Duración: 129 minutos Clasif. B-15

Un lanzamiento de Warner Bros. Pictures. Producida por New Line Cinema, Chartoff Winkler Production Productores: Irwin Winkler, Charles Winkler, Sylvester Stallone, Kevin King Templeton Cinematografía: Kramer Morgenthau Música: Ludwig Göransson

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.