«Club de Cuervos» mejora los aspectos que había perdido en la temporada anterior. Destacan las actuaciones de sus protagonistas pese a que la historia se torna un poco dramática en su desenlace

Víctor I. Castro | @Chikoelektriko


Creador: Gary Alazraki,

País: México

Reparto: Luis Gerardo Méndez, Mariana Treviño, Stephanie Cayo, Daniel Giménez Cacho, Ianis Guerrero, Antonio de la Vega, Joaquín Ferreira, Ricardo Mestre, Claudia Vega, Jesús Zavala, Jonathan Levit

Fecha de estreno: 25 de enero de 2019 (MX)


«Club de Cuervos» es un hit en la historia de la televisión mexicana y quedará recordada como la primera producción en otro idioma de Netflix.

La serie finaliza bien aterrizada, cerrando los cabos sueltos que habían quedado pendientes. Recurre a traer personajes que vimos en las primeras temporadas y además, cierran un ciclo, mejorando las fallas que habían tenido en el camino.

Aunque la historia cierra de buena manera y es una de las mejores temporadas después de la primera, tiene algunos pequeños tropiezos. Agrega demasiada dosis de melodrama, como si fuera un final de serie de 10 temporadas. Aun así, se vale, para quienes fueron fans y por lo qué significó la serie en México.

Referente al guión, me parece que la 4ta temporada es la más inteligente en sus diálogos y la forma en la que sutilmente hace una crítica a distintos problemas sociales del país, algo que fueron incorporando poco a poco. El machismo, el empoderamiento femenino, la equidad de género, la corrupción, las traiciones en los negocios y la mafia en el fútbol. Son temas que lograron retomar y que tal vez sin entrar en detalles, tocaron superficialmente pero con la suficiente fuerza para generar eco.

Las actuaciones son lo mejor de la serie. Vemos una mayor madurez actoral por parte de Luis Gerardo Mendez, Mariana Treviño y Jesús Zavala, aunque este último un poco desaprovechado. Se demuestra que los años y los nuevos proyectos les han sentado bien a estos tres actores y consolidaron sus personajes.

«Club de Cuervos» termina así un momento de la televisión mexicana, que aunque sea transmitida por una plataforma extranjera, abrió las puertas para que Netflix se animara a hacer más producciones locales en el resto del mundo. Un entretenimiento decente que retomó la comedia y el fútbol para hacerlo una tragicomedia con pequeños pero fuertes toques de crítica social.

¡Cuervos! ¡Cuervos! ¡Cueeeeeeervos!

El autor es Lic. Comunicación egresado de la Universidad Autónoma de Baja California. Amante del cine, las series y la música. Aficionado a los mapas y al análisis político.

Anuncios

Escrito por Víctor I. Castro

Nací el 1 de septiembre de 1993 en la hermosa ciudad fronteriza de Tijuana, en Baja California, México. Desde chico me gustaron los mapas, la música y el entretenimiento. Posteriormente ya más grande, el cine se fue convirtiendo en mi gran pasión. Estudié Lic. Comunicación, he trabajado en radio, prensa digital, revista y como docente en una universidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.