Gracias Game of Thrones

Por: Miguel Barragán

Llegó el día, el último capítulo de Game of Thrones reunía a los más de 10 millones de fans alrededor de 170 países en los que se transmite. El destino de Westeros estaba sobre la mesa y varios personajes buscaban el Trono de Hierro. Con la octava temporada y en el sexto capitulo terminaría una odisea que inicio el 17 de Abril del 2011. Nadie, ni siquiera su creador George RR Martin, se imaginaba en el fenómeno televisivo mundial que estaba por iniciar en ese entonces. ¿La audiencia de su final? 19.3 millones. La serie terminaba como sus creadores lo querían, en el punto más alto.

Con el respaldo de HBO y con el control creativo de David Benioff y D.B. Weiss, Game of Thrones se convirtió en una de las series más prolíficas de los últimos años. Los ratings de millones de televidentes, las suscripciones a la alza y el nivel de las producciones para televisión superadas ampliamente. Durante 8 años y 73 capítulos, las noches de Game of Thrones eran todo un evento.

La riqueza de la serie creció en todos lo sentidos, narrativos y técnicos. Su historia cautivaba por sus temas centrales de política, poder e intriga. Estos serían los ejes que se desarrollarían a lo largo de toda la serie bajo un contexto fantástico. Dragones, dioses, muertos en vida y una muralla gigante de hielo. Con los temas establecidos y bajo el marco de casas honorables y apellidos creados por el propio
Martin, era esencial tener personajes para llenar este mundo.

Los personajes de Game of Thrones son sumamente complejos. Sus motivaciones van desde lo más sencillo hasta lo casi imposible. Personajes que se desarrollan de manera extraordinaria para resolver problemáticas y tomar decisiones increíblemente importantes. Lograr llegar al trono estando del otro lado del continente y sin apoyo alguno como Daenerys Targaryen. Personajes que tratan de sobrevivir los embates de la escoria de la capital de Westeros sin perder el honor como Ned Stark. Personajes que son más de lo que aparentan y nos recuerdan que hay valentía en los enanos y bastardos como Tyrion Lannister y Jon Snow.

Ahí está la maestría de la escritura de la serie. En sus diálogos profundos y con sentido realista. Personajes redondos que tiene un arco increíble. El aprendizaje y expresiones de cada uno era única y creaba a hombres y mujeres que enriquecían el material y lo hacían conectar con la audiencia. Ninguno de los personajes es el mismo desde que apareció por primera vez en la serie.

Los viajes de cada uno son extraordinarios y sean villanos o héroes, los ames o los odies, cada uno son tremendamente importantes. En este sentido, los actores y actrices tienen una parte importante de este resultado. Comprometidos con sus personajes y realizando un trabajo que mejoraba con cada temporada. Increíblemente bien actuado por todos sus involucrados, la serie tenía el áreaactoral dominada, llevándose varias nominaciones y ganando algunos galardones.

Por el lado técnico, la fotografía era brutal. Completamente cinematográfica y con un manejo de cámara tremendo. Game of Thrones era una inmersión espectacular en un mundo que resaltaba por su belleza estética y encuadres magníficos. La música de Ramin Djawadi elevaba el material visual y cada escena estaba vestida con un tremendo trabajo de composición musical que solamente por los títulos iniciales era épica e inolvidable. La dirección de arte y vestuario era de lo mejor en la televisión. Los grandes sets y decorados, las armaduras y emblemas de cada casa hacía del mundo de George R. R. Martin una realidad.

Con todo y giros de tuerca y momentos realmente impactantes. La serie termina con un viaje que ha manifestado que la televisión está para quedarse. Que la televisión es un medio que, antes de Game of Thrones, parecía estar trabajando a un nivel bajísimo de potencial. Lo mostrado en efectos visuales y dirección de capítulos eran una clase maestra de cómo trabajar el material audiovisual al máximo de las capacidades.

Al final, esto es un agradecimiento a una de las mejores series de televisión. Gracias por tus actuaciones y actores comprometidos y tremendamente talentosos. Gracias por la magnifica escritura y empeño en cada uno de los guiones. Gracias por llevarnos de la mano con tus personajes a situaciones que nunca habíamos visto antes. Gracias por la riqueza e impacto visual que dejaba a millones con la boca abierta. Gracias George R. R. Martin por crear este universo. Gracias Westeros por siempre estar ahí y recordarnos que las historias siguen siendo importantes. Adiós Game of Thrones, un antes y un después en la historia de la televisión. GRACIAS.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: