Redacción | 

Tijuana.-  La disyuntiva de una joven entre el camino del arte o la excitación del deporte, concretamente del futbol, es el elemento central de la obra “Respira y chuta (Mi vida en fuera de lugar)”, puesta en escena con que dio inicio el ciclo de representaciones en el Centro Cultural Tijuana.

Luego de la breve bienvenida, el telón se abrió para mostrar el trabajo de las jóvenes actrices y actores que protagonizan “Respira y chuta”, obra que representa la culminación del Taller de Procesos Escénicos de THT. “Empezamos a trabajar este texto de la dramaturga michoacana Verónica Villicaña hace cuatro meses, que si bien habla sobre el futbol femenil aborda temas como la equidad de género y la importancia de seguir tus sueños”, aseguró en entrevista previa a la función el director de la compañía.

El argumento toral de la obra es una sencilla pero contundente denuncia que pone de manifiesto que si bien el futbol femenil destaca hoy a nivel internacional y posee ya un prestigio que atrae a multitud de mujeres, algunas familias siguen atadas a viejos atavismos que restringen los derechos de la mujer o bien plantean que sus ámbitos de desempeño deben permanecer acotados.

Según lo pudieron constatar los varios cientos de espectadores que presenciaron la puesta en escena, las actrices lograron no solo representar con solvencia sus papeles, sino que exhibieron gran soltura en el escenario; las actuaciones de Fernanda Acosta en su rol de “Chicharita” y Andrea Serrano en el de “Beckham” contaron con la verosimilitud necesaria para emocionar al público con la rivalidad nacida entre ellas, mientras el soporte aportado por Natalie González “Messi” y Carolina Martínez “Piqué” fortaleció la trama expuesta junto con el desempeño de Zidé Figueroa quien representó al portero “Campos”.

La actuación de las compañeras de ballet de “Chicharita”, interpretadas a su vez por Fernanda Bustillos, Santa Félix y Lourdes Paredes, fue fundamental para reflejar la contradicción que enfrentaba el personaje principal al debatirse entre hacer lo que le place y complacer a su padre interpretado por Pablo Tejeda, quien también hace junto con Eduardo Franco el papel de cronista de futbol y testigo de las emociones que confunden a la protagonista.

“Este grupo de actrices y actores es una síntesis del taller de teatro; algunas de ellas tienen cinco años participando, otros tres y algunos otros sólo dos”, refirió Ramón Verdugo al describir el trabajo de este grupo de diez actores en escena quienes aún están en formación y cuyo trabajo en equipo dio solidez a la representación teatral.

“Este año es la primera vez que hacemos dos montajes, ‘Respira y chuta’ aquí en el CECUT, mientras que en el foro Las Tablas iniciamos con una temporada de ‘El teatro mata’, donde muchos de los actores de hoy repiten mañana; este año fue un trabajo muy exhaustivo en el taller que realizamos con el CECUT y nos arriesgamos, pero creemos que se verá reflejado en lo que el público verá en el escenario”, concluyó el director de escena.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.