Una selección de 40 obras creadas en los años recientes conforman la exposición Horizontes del maestro Rubén García Benavides, la cual se inauguró este viernes 26 de julio en el Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura.

Alojada en la Sala 3 de El Cubo, la exposición del maestro García Benavides tiene como eje central la horizontalidad, toda vez que mediante la línea horizontal, el artista busca reflejar no sólo el paisaje del desierto, donde ha vivido y trabajado a lo largo de más de medio siglo, sino desafiar los convencionalismos plásticos y demostrar que la línea horizontal puede ser bella y diversa.

Las pinturas parten de fotografías que él mismo captura, ya sea de fragmentos de pared, del clóset de su habitación, de la puerta de un automóvil, pequeños trozos de realidad donde lo horizontal se hace presente, y luego interviene las fotografías y pinta sobre ellas.

Antes de la declaratoria inaugural de Horizontes, la directora general del CECUT, Dra. Vianka R. Santana, señaló que “siempre que se muestra la obra de los creadores de excelencia de Baja California es motivo de orgullo para el Centro Cultural Tijuana”.

Luego de agradecer la presencia del director del Instituto de Cultura de Baja California, Lic. Manuel Bejarano Giacomán, del artista expositor, del también pintor e investigador Roberto Rosique y artistas que acudieron a la inauguración, la Dra. Robles Santana precisó que el maestro García Benavides es uno de los precursores de la plástica bajacaliforniana, maestro de generaciones y uno de los creadores más importantes del noroeste.

“En este nuevo mandato de la Secretaría de Cultura se nos ha pedido ejemplaridad pública, es decir, un trabajo muy responsable y transparente en el quehacer del servicio público”, afirmó la directora general del CECUT, al señalar que “estamos aquí con la encomienda de atender principalmente las voces de los creadores de la región y hacer visible para el resto de la comunidad el trabajo de nuestros artistas y circular la riqueza cultural de Baja California”.

A su vez, el Lic. Bejarano Giacomán encomió que en esta nueva administración del CECUT se privilegie el fortalecimiento de los lazos de colaboración entre instituciones que tienen propósitos comunes, objetivo que comparte el ICBC.

Por su parte, el maestro García Benavides, tras agradecer el trabajo del área de Exposiciones para el montaje de su obra, explicó que los planos horizontales que marcan su trabajo establecen una estética nueva a la que no muchos autores se atreven y que, en su caso, surgen de la diaria convivencia con los valles, tanto de Mexicali como de Valle Imperial que recorre cotidianamente, mientras que correspondió al maestro Rosique emitir la declaratoria inaugural de Horizontes.

Con un pie en el arte y el otro en la arquitectura, el pintor nacido en 1937 en Jalisco, pero radicado en Mexicali desde hace más de 60 años despliega en las obras que componen su serie Horizontes varios planos horizontales saturados de color de tonalidades firmes, con algunos detalles apenas sugeridos, que vistas en conjunto figuran extensas planicies cromáticas que insinúan, ciertamente, paisajes.

La eficacia de la pintura de García Benavides descansa en gran medida tanto en el diseño de los planos que despliega en estas obras, lo que delata su longeva relación con la arquitectura –disciplina en la que hasta hace poco ejerció la docencia por más de 40 años en la Facultad de Arquitectura de la UABC, donde formó a multitud de generaciones–, como en el manejo del color, con grandes superficies horizontales pintadas con tonos recios atravesadas por franjas o líneas de tonalidades contrastantes que, en su composición global, sugieren paisajes o, mejor aún, horizontes.

Pero sobre todas las demás cualidades, que son muchas, destaca en la obra de García Benavides la agudeza de su mirada, la capacidad del pintor de ver, de descubrir, mundos imaginarios y ocultos en fragmentos de objetos de la vida cotidiana, y la habilidad y experiencia para plasmarlos luego en sus lienzos. De esa forma, por obra del arte pictórico tan agudamente desarrollado por el autor, lo que es un detalle de la moldura de un automóvil, por ejemplo, se convierte, tras pasar por sus manos, en paisaje desértico o marino o urbano (con formas que sugieren rutas o autopistas).

Pintor y docente de las artes con amplia trayectoria que lo convirtió en un pilar de la comunidad artística de Baja California y autodefinido como “un pintor del desierto”, el maestro García Benavides ha señalado: «Los títulos de toda mi pintura están de alguna manera dedicados al desierto… quiero que todas evoquen, recuerden, justifiquen o se convenzan de que yo vivo en el desierto y que mi obra está dedicada al desierto» y su serie Horizontes lo demuestra con creces.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.